Soberanías y decrecimientos.

Forcadell-Pase-octubre-Catalunya-ganado_EDIIMA20170911_0568_4

La vida es una maraña de procesos en continua evolución. Así de entrelazada y cambiante es Gaia/ Gea: la Tierra que vemos y la tierra que no vemos, como nos señalaba la bióloga Lynn Margulis. La vida democrática es también (¡cómo no!) cuestión de procesos, no de órdenes prefijados, nos argumentaría el filósofo Cornelius Castoriadis. Sin embargo, nuestras vidas políticas no parecen entender hoy ni de autodeterminaciones, ni de respuestas frente al cambio climático. “Bochornoso” era el adjetivo que empleaba sintéticamente la portavoz del gobierno del Partido popular para referirse a la iniciativa soberanista que se está desarrollando en Catalunya. Podría haber empleado ese adjetivo para hablar de la creciente desertificación y de los incrementos de las altas temperaturas en este país, de las muertes no contabilizadas por estos calores o por sequías y huracanes de dimensiones nunca vistas hasta ahora. También bochornosas fueron actuaciones poco democráticas como la utilización de reformas constitucionales exprés y leyes mordaza para evitarse una salud democrática. País bochornoso, dicen, pero identificándolo siempre con todo aquello que pueda amenazar sus posiciones en el actual statu quo.

El pasado 6 de septiembre el parlamento catalán aprobaba por mayoría una ley de referéndum con los votos de Junts pel Sí y la CUP. La coalición nacionalista en el gobierno (Junts pel Sí) que aúna la tradición conservadora catalana (PdeCAT, proveniente de CiU) y una neoliberalizada socialdemocracia (ERC) ha encontrado apoyo en las CUP (cuyas mimbres están en un municipalismo anticapitalista) para andar este camino hacia la autodeterminación de Catalunya. Todo un calentamiento global del panorama político español, cuyos entramados jurídicos, mediáticos y políticos hegemónicos han publicitado que se trata de un huracán contra la democracia. Calentamiento que ha pasado por alto, sin embargo, algunas de las intenciones y de los matices que van más allá del derecho a decidir como senda institucional a partir de una idea de pueblo o comunidad. En el discurso pronunciado en la tribuna del Parlament la tarde del 5 de septiembre, Anna Gabriel Sabaté (diputada de las CUP) afirmaba que las instituciones estatales surgidas tras la muerte del dictador Franco “son un límite, son un muro, son un impedimento para plantear la recuperación de soberanías, todas: la nacional, alimentaria, la económica, cultural, residencial”. En esa misma semana, un equipo de la formación municipalista manifestaba su intención de interpelar al gobierno sobre lo que, a su juicio, debería ser una ley catalana por el decrecimiento. “El decrecimiento es una vía imprescindible para conseguir esas soberanías”, aquellas de las que hablaba la diputada Sabaté, afirmaba su compañero Sergi Saladie. Sigue leyendo

Anuncios

Video. El paradigma de los comunes para repensar la sostenibilidad y la política.

images

Ya está disponible EL VIDEO de la sesión “El paradigma de los comunes para repensar la sostenibilidad y la política“, que forma parte del curso Bienes comunes y economías sustentables. De la economía solidaria a los mercados sociales que ofrece la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) junto a Comunaria y FUHEM Ecosocial desde el pasado 8 de febrero. Sigue leyendo

Ni centralidades, ni centros: la capilaridad municipalista

Ataque-al-Municipalismo-y-a-la-Democracia-en-pleno-Siglo-XXI.

Publicado en Diagonal

El municipalismo ha vuelto para quedarse. Los éxitos de las candidaturas de base municipal son una constatación, pero no la única. En ellas se mezclan nueva política en clave de protagonismo social junto con formas de índole ‘plataformera’ –coalición de partidos y redes sociales–. Tanto Barcelona en Comú como Madrid Ahora o la Marea Atlántica son ilustración de esto último. Las ciudades grandes son hoy ejemplo de hibridaciones entre lo nuevo y lo viejo, algo menos de municipalismos en el sentido de auto-gobierno local Sigue leyendo

Entre la toma de las instituciones y la creación

arton485Artículo publicado en Libre Pensamiento nº 82

El debate entre la toma o la creación de las instituciones es viejo. Entronca con el de las estrategias estatocéntricas frente a las no estatocéntricas. Aquí, la opción estatocéntrica ha dominado desde la Guerra Civil. Esto es válido tanto para quienes han participado en partidos políticos, como para los movimientos sociales y sindicales, que han centrado su actividad en condicionar las políticas estatales. Sigue leyendo